puedo reclamar ver mi nieto menor de edad si sus padres no me dejan ver?

Estamos muy acostumbrados, bien porque tenemos familiares, amigos o conocidos en esta situación, bien porque lo sufrimos en nuestra propia piel, a hablar del régimen de visitas de un padre o de una madre en relación con sus hijos menores de edad cuando se ha producido una separación o un divorcio.

¿ Qué es el régimen de visitas ?

El régimen de visitas es un derecho de los menores de edad (no un derecho de los padres únicamente) de relacionarse con ambos progenitores, padre y madre, a fin de cubrir sus necesidades afectivas, emocionales y educativas, así como para su desarrollo equilibrado. Su finalidad no es otra que la de fomentar las relaciones humanas paternas o materno-filiales y mantener la relación afectiva de padres e hijos, a pesar de la separación o el divorcio, procurando que los niños les afecte lo mínimo. Por tanto, y partiendo de la configuración del régimen de visitas como un derecho-deber que se establece en interés del menor (favor Fillières), el mismo siempre se deberá establecer atendiendo a las necesidades del menor de edad.

Derecho o Deber

Pero es el régimen de visitas un derecho-deber del menor sólo en relación a los padres, o también en relación a los abuelos?

Es conocido que cuando se produce la separación de una pareja o el divorcio de un matrimonio, la situación de conflictividad entre la pareja puede conducir a que los abuelos vean resentida su relación con los nietos, hasta el punto de no poder ver porque uno de los progenitores no se lo permite. Pero también puede ocurrir que uno de los progenitores muera demasiado joven dejando hijos, y los padres de este progenitor y abuelos de sus hijos se vean privados de esta relación con sus nietos.

Qué dice el Código Civil

La luz a esta cuestión nos la dan los artículos 233-2.2, 233-12 y 236-4 del Código Civil de Cataluña (también el artículo 160 del Código Civil español), así como el artículo 38 de la Ley 14/2010 , de 27 de mayo, de los Derechos y las Oportunidades en la Infancia y la Adolescencia. Todos ellos establecen que los niños tienen derecho a convivir y relacionarse con los abuelos y los padres deben facilitar estas relaciones, que sólo se pueden impedir si hay una causa justa. A tal efecto, la ley otorga a los abuelos la acción judicial para reclamar el establecimiento de un régimen de visitas con sus nietos. Este procedimiento judicial que les ha de permitir relacionarse con sus nietos se sustancia como si de un proceso matrimonial se tratara, en el que el padre y / o la madre que se oponga a que sus hijos se puedan relacionar con los abuelos deberá alegar justa causa que impida esta relación de los hijos con los abuelos.

Y qué se considera justa causa? Pues bien, en relación a esta cuestión la ley enmudece y deja esta decisión a los tribunales, que serán los que tendrán que resolver caso por caso. Sin embargo, la jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (como la del Tribunal Supremo si la ley aplicable es la española) es clara en este sentido y en múltiples sentencias ha declarado que no es justa causa la conflictividad existente o la nula la relación y comunicación entre los padres y abuelos del menor. Por tanto, los padres de un menor no pueden impedir a los abuelos relacionarse con su nieto sólo con base en esta mala relación de los padres con los abuelos.

Previous Entries Pedir un crédito: A tener en cuenta